Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Carlos I de España y V de Alemania

Tal día como hoy de 1558 moría Carlos I de Habsburgo. Hijo de Felipe el Hermoso y Juana la Loca y padre de Felipe II, reinó sobre un imperio difícil de imaginar y casi imposible de gobernar.

Ganó las guerras luteranas con un coste altísimo para Castilla, Aragón y los territorios de América. El gran imperio europeo se fue perdiendo y en su defensa se perdieron también riquezas y vidas. Fue el gran momento de España pero sin duda el precio que se pagó fue demasiado alto, muy especialmente porque favoreció muy poco valores como el esfuerzo y el trabajo y acabó creando ese concepto tan cutre del "castellano viejo" que tanto daño haría durante siglos.

En todo caso en aquel momento dominamos Europa, a sangre y fuego claro, y algo quedó, y algo duró.

El listado de títulos que ostentaba asusta con sólo leerlo:

Don Carlos por la gracia de Dios Rey de Romanos Emperador Semper Augusto. Doña Joana su madre y el mesmo Don Carlos por la mesma gracia Reyes de Castilla, de Leon, de Aragon, de las dos Sicilias, de Ierusalen, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Cordova, de Corcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarbes, de Algezira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias islas y tierra firme del mar oceano, Condes de Barcelona, señores de Vizcaya e de Molina, Duques de Atenas e de Neopatria, Condes de Ruysellon e de Cerdenia, Marques de Oristan e de Gorciano, Archiduques de Austria, Duques de Borgoña de Bravante.


Y más aún verlo.


Dentro de un año se cumplirán cuatrocientos cincueta años de su muerte. Malo si lo comemora la derecha, por el olor a naftalina y a rancio, y malo si lo conmemora la izquierda, por las disculpas por no sé qué o por el olvido expreso.

Los cuatrocientos cincuenta años desde su muerte deberían de servir para conocer un poco mejor lo que fuimos pero casi prefiero el olvido a las celebraciones de unos y otros.

No hay comentarios:

Sociable

Seguidores