Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

martes, 28 de abril de 2009

Rifirrafe poco edificante

En el último pleno se produjo una situación francamente desagradable que quiero comentar. Puesto que no estuve y sólo tengo versiones, varias, de terceras personas, me resulta complicado formarme una opinión sólida. En estos caso ceñirse a los hechos suele aportar algo de luz.

Y los hechos fueron:

En el turno de ruegos Ginés, conejal del equipo de gobierno, tomó la palabra y se dirigió a Ana Joaquina, para recriminarle que en alguna radio haya puesto en crisis las adjudicaciones hechas por el ayuntamiento (en particular a su propia empresa). De paso soltó la siguiente perla “con tus ingresos no entiendo que hayas pagado la carrera a cuatro hijos ni el patrimonio que tienes”.

Ana Joaquina interrumpió varias veces los turnos durante el pleno y la alcaldesa, después de apercibirla, acabó expulsándola.

Isabel, la alcaldesa, cortó a voces, y dando un puñetazo sobre la mesa, a Ginés cuando insistía en la cuestión y ella había mandado no tratar cuestiones personales.

Ana Joaquina se fue del pleno espetando un estridente “fascista” a la alcaldesa.

Hasta aquí los hechos. Seguramente hay más pero con la distancia y las versiones esto me parece lo más significativo.

Se me ocurren varias consideraciones:

Ser concejal, o alcaldesa, es un cargo que se ejerce todo el día y que uno debe evitar degradar con su comportamiento. Insultar es degradar el cargo y degradarse uno mismo. Además de faltar al respeto a los antusos.

Las formas son fundamentales en el trato político, como el procedimiento lo es en el trato con la administración. Las formas (y el procedimiento) son el principio y el fin de todo. Sin ellas el contenido carece de sentido.

El pleno no parece el lugar adecuado para pedir explicaciones de unas declaraciones hechas en la prensa. Mucho menos cuando se es gobierno. En el pleno quien pide explicaciones es la oposición y quien las da es el equipo de gobierno.

El reglamento de funcionamiento del pleno debe estar pensado para ayudar al debate no para limitarlo. Un máximo de dos turnos por grupo y punto o responder las preguntas que hace la oposición en el siguiente pleno entorpecen el debate. Si el pleno se alarga demasiado, que se alargue. Al fin y al cabo se hace uno cada tres meses.


Comprendo bien la dificultad que tiene dirigir un pleno municipal. Especialmente cuando buena parte de los concejales no están por la labor de cuidar las formas. Malo si pones límites, peor si dejas manga ancha. Salvando las distancias, viene a ser lo que me sucedió a mí en el control de los comentarios en este mismo blog. La verdad es que a partir del momento en que dejas las reglas claras y eres estricto en su cumplimiento se producen menos excesos. Al menos ésa es la sensación que yo tengo.

viernes, 24 de abril de 2009

Los Arcos a salvo (jurídicamente)

De vez en cuando todo el mundo hace lo que tiene que hacer y todo sale como tiene que salir.

UNIA presentó una moción solicitando que se hagan los trámites necesarios para aprobar un Catálogo de Bienes Protegidos de Antas, aprovechando el documento que incluía el PGOU que finalmente no se aprobó al final de la legislatura anterior. Aquel PGOU era un desastre pero contenía este catálogo que era completamente aprovechable.

UNIA ha presentado la moción y el equipo de gobierno PP y PA han comprendido se trataba de una mejora para el pueblo y ha tenido la generosidad de aprobarla. Incluso el PSOE ha votado a favor. Fuera de la batalla política, todos han comprendido que era un bien para el pueblo.

Así pues, en unos meses tendremos, por fin, un Catálogo de Bienes Protegidos de Antas y todo el vasto patrimonio cultural de Antas tendrá al menos protección jurídica, que no es poco. Conviene recordar que de haber tenido este catálogo hace quince años hubiera sido casi imposible derribar los arcos del Real.


A partir de que se apruebe definitivamente la nostalgia que sentimos al ver la foto que he colgado será mucho más difícil volver a sentirla con otro monumento.

viernes, 17 de abril de 2009

Vuelve.

Me dice un amigo jurista que el espíritu del legislador que subyace en la figura del indulto es tratar de corregir los errores que inevitablemente genera un sistema tan complejo como el judicial. Después, los intereses partidistas han ido deformando esa idea original casi hasta la náusea. Ejemplos sobran.

Conviene recordar que un indulto lo que supone es la supresión de la pena. Dicho de otro modo, no vuelve al indultado inocente, sino que le suprime la pena pero sigue siendo culpable. No es una amnistía.

Así las cosas, en el próximo pleno Bartolomé Soler, antiguo alcalde, inhabilitado por sentencia judicial e indultado el 18 de mayo de 2005 tomará posesión de su acta de concejal del ayuntamiento de Antas.

Es legal y hasta legítimo que vuelva. Pero, ¿De verdad no tenía el PSOE alternativa? Malo si la tenía peor si no.

He encontrado el auto del Tribunal Constitucional en el que se falla La inadmisión de la presente demanda de amparo del Bartolomé Soler. Le viene a decir algo así como "se ha equivocado usted de ventanilla". Pero no sólo. Además el Tribunal Constitucional no desaprovecha la ocasión para darle un revolcón Bartolomé Soler. Algo así como "usted se habrá equivocado de ventanilla pero si nos tocara juzgarlo se iba usted a enterar".

Puesto que esta última frase en cursiva no deja de ser una interpretación mía y libre, para reforzar lo que digo pongo a continuación un fragmento del último párrafo de los Fundamentos jurídicos del auto, resaltando en negrita algunas observaciones que me parecen muy ilustrativas. Conviene tener en cuenta de qué se trata. Es un auto que se falla la inadmisión. Lo que viene a ser que no tiene que entrar en el fondo del asunto. Pues para no entar...


la condena en cuestión se fundamentó singularmente, como se deriva sin esfuerzo de lo expuesto en el fundamento de Derecho sexto de la resolución de apelación, en la persistente actitud obstaculizadora de la labor propia de los concejales que impugnaron tales resoluciones, actitud puesta fehacientemente de manifiesto, de un lado, por la negativa a cumplir las Sentencias de dicho Tribunal Superior que le obligaban a poner a disposición de aquéllos la documentación solicitada (para lo que no cabía la excusa de su impugnación en casación, pues ésta no impide la ejecución provisional de las sentencias recurridas, según determinaba y determina la legislación procesal contencioso-administrativa); y, de otro lado, porque la respuesta del ahora demandante de amparo a las solicitudes de documentación de los concejales de que tenían la misma a su disposición no resultaba de recibo, habida cuenta de la peculiar forma en que el recurrente, en su condición de Alcalde, convocaba los plenos extraordinarios para su celebración en el breve plazo de entre 24 a 48 horas (e incluso la misma tarde de la convocatoria en algún caso), lo que hacía inviable el estudio reposado de las cuestiones a tratar o la solicitud del asesoramiento técnico necesario en su caso para poder adoptar una postura fundada sobre los mismos. Es esta actitud continuada, como se indica, la que obviamente conduce al órgano a quo a la convicción, que ratifica en apelación el órgano ad quem, de que el recurrente obraba tanto injustamente como «a sabiendas»,

viernes, 3 de abril de 2009

Antusos o antenses

Para desengrasar un poco la espesura de los últimos escritos y recogiendo algunos comentarios que me han llegado, me propongo debatir la cuestión de qué gentilicio es el más adecuado para los naturales de Antas: Antuso o Antense.

La formación del gentilicio considerada a partir del nombre del lugar presenta muchos casos (tanto irregulares como regulares), formándose los regulares más comunes con la raíz y sufijos como -ano, -eño, -és, -ino, -ero y –co (Wikipedia dixit).

Así pues parecería que el sufijo –uso no existe y por tanto tampoco la forma antuso/antusa usando el sufijo -ense. Pero hay algún pero.

La lengua la conformamos los hablantes a medida que la usamos. La RAE “limpia, fija y da esplendor” según reza su propio lema. Y si hay alguna palabra que los antusos o antenses podemos, incluso debemos, fijar es justamente el gentilicio de nuestro pueblo. ¿Quién si no?

Y los antusos o antenses, cuando hablamos de nosotros mismos, habitualmente decimos antusos. Yo no he oído nunca en una conversación que alguien dijera antense, y oigo a diario antuso. Así pues, en mi opinión el gentilicio debería ser antuso y a efectos de la norma considerarlo como una excepción. Una de tantas.

De todas formas quizá alguien pueda aportar algo más de luz a un asunto que me genera dudas.

Sociable

Seguidores