Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

domingo, 16 de septiembre de 2007

Torquemada

Tal día como hoy de 1498 moría fray Tomás de Torquemada, confesor de la reina Isabel II. Los datos de que se dispone son más bien escasos y no resulta fácil distinguir la verdad de la leyenda. En todo caso ha quedado como un símbolo de la España más oscura. Fue Inquisidor general, primero de Castillo y después también de Aragón, y bajo su dirección se activó mucho la actividad de esta institución, que no se aboliría hasta el siglo XIX, y aún así fue reinstaurada por Fernando VII (siempre dispuesto a pasar a la historia por decisiones más necias que él mismo).

Ha pasado a la historia por ser el gran impulsor de la comunidad judía que habitaba la península, aprovechando, de paso, para usuparles la mayoría de sus bienes.

Las historias consecuencia de esta expulsión son de lo más diverso y, por épicas, de lo más interesante. Valga como ejemplo el hecho de que hay un gran número de comunidades sefardíes que conservan el castellano como lengua de comunicación entre ellos.

En Mallorca se da el caso de los Chuetas. Se trata de una comunidad, muy endogámica, de judíos conversos que siempre fueron acusados de judaísmo. Finalmente, a pesar de ser católicos practicantes, fueron, hasta bien entrado el siglo XX, una comunidad marginada en Mallorca, fácilmente identificable por sus únicos quince apellidos posibles. Las bodas con un chueta siempre estuvieron mal vistas y es uno más de los episodios vergonzantes de nuestra historia.
Para más información sobre los chuetas conectad aquí.

No hay comentarios:

Sociable

Seguidores