Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

martes, 29 de septiembre de 2009

Adiós Ana Joaquina

El día 18 de Agosto, Ana Joaquina, cabeza de lista del PSOE en Antas y ex-alcaldesa, dimitió. Corresponde darle las gracias por los servicios prestados y esperar que el que venga, el ex-alcalde Bartolomé Soler ya indultado(como líder), lo haga mejor, si cabe. Que caber, cabe. De todas formas, no es el momento de hacer leña del árbol caído. Al fin y al cabo se va y con su dimisión se acaba el derecho (y el deber) a exigir por parte de los ciudadanos.

En todo caso parece adecuado preguntarse sobre las causas de su dimisión. La causa última es, sin ningún tipo de duda, la serie de malísimos resultados que ha obtenido el PSOE en Antas. Arrastrado por unos resultados en la provincia desastrosos, en Antas, el PSOE ha obtenido, en las tres últimas elecciones, francamente peores a la media del partido en la provincia. En un país con partidos más anclados en la sociedad y con un espíritu crítico más desarrollado, Ana Joaquina hubiera tenido que dimitir el mismo día en que perdió las elecciones municipales hace poco más de dos años. No por perder, que también, sino por hundirse. Pero resistió y el PSOE se hundió en dos elecciones más (generales y europeas).

Además de la causa última a la que me refería, ha habido más. La dimisión de su número dos, Juana María, su sustitución por Bartolomé Soler, que tengo por seguro que si vuelve es para mandar, la reciente imputación por una licencia obras y el distanciamiento del partido, han debido de presionar a la persona de una manera determinante. La soledad suele ser triste, en política da frío.

Dice Ana Joaquina, o al menos eso dice el comunicado de prensa que ha envidado el PSOE, que dimite por razones personales. Dijo ella también en una entrevista que dimitía porque la familia se lo pidió. Seguro que también es cierto. En mitad de la soledad en la que se estaba quedando, sin el apoyo del partido ni provincial ni local, con Bartolomé presionándola, sin resultados electorales que la amparen, y cobrando únicamente cincuenta euros por asistencia a los plenos (cada dos o tres meses), si la familia te pide que lo dejes acabas por dejarlo. Y haces bien.

Lo que son las cosas, el único que permanece del anterior equipo de gobierno es Roque Soler. Roque le disputó a Ana Joaquina la cabecera de la lista por el PSOE, se la ganó y desde Almería impusieron a Ana Joaquina. Y ahora Roque, concejal por el PA, cómodamente instalado en el equipo de gobierno, con poco poder y el sueldo intacto, ve dimitir a Ana Joaquina. Capacidad de supervivencia no se le puede negar que tiene. Eso no.

Dimitir es, al menos, un acto de dignidad. A pesar de los pesares, Ana Joaquina pudo haberse quedado contra viento y marea, haciendo daño a los que la querían echar. Y no lo ha hecho. Ha preferido irse y eso la honra. Nadie podía obligarla a dimitir. El sillón de concejal pertenece al concejal que lo ocupa y dimitir es una opción que finalmente escoge el propio concejal. Es pues un acto libre que, en general, dignifica a quien lo practica, al cargo y a la institución. Más en un país en el que para que alguien dimita ya tienen que caer chuzos de punta. Más en un consistorio en el que tenemos ejemplos muy recientes de actitudes completamente distintas, con algún concejal manteniendo posiciones indignas que degradaban el cargo, la institución y la percepción que los ciudadanos tenemos de la política.

Como decía al principio, corresponde agradecerle los servicios prestados. Y también desearle un buen futuro en su vida “civil”.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Pereza

De los siete pecados capitales, ira, soberbia, gula, lujuria, envidia, pereza y avaricia, hay dos que nunca he acabado de comprender que lo sean y que por lo menos tienen interés: la gula y la lujuria. La porción que tenemos de cada uno de los siete pecados creo que hace de cada uno un retrato muy fiable, desde nuestra negatividad. Todo este rodeo me vale como introducción (y excusa) para explicarme ocho semanas sin colgar nada. La pereza es quizá el pecado capital que más podría definirme. También la soberbia. Al menos así me veo yo.

Y pereza a ponerle el cascabel al gato y tomar decisiones es lo que me ha llevado a ir posponiendo este escrito. Tener que eliminar un escrito y poner la moderación de comentarios me dejaron muy mal sabor de boca al cerrar en julio. El caso es que no ha sido pereza a escribir, tengo varios escritos preparados que iré colgado en los próximos días, ha sido pereza a ver qué es lo mejor que tengo que hacer.

Por otra parte llevo dos años escribiendo ( y más de cincuenta mil visitas, buf!) y creo que había llegado el momento de hacer algún cambio. Se me han ocurrido varias modificaciones que voy a poner en práctica:


1. Voy a mejorar mi regularidad. No soy capaz de escribir sobre Antas dos veces por semana, como sería ideal, de manera que escribiré cada semana, y lo colgaré siempre el martes por la mañana.


2. Activo el control de comentarios. Creo que desde el anonimato se ha aprovechado para hacer daño a terceros, incluso entrando en cuestiones personales y aunque he hecho un esfuerzo grande para evitarlos no siempre lo he conseguido. No me gusta lo que tiene de censura previa, pero el que quiera ir más allá tiene el resto de la red para hacerlo. El respeto a las personas y a su vida personal son los mínimos.


3. Antas ha monopolizado mis escritos durante los últimos meses. Me apetece recuperar otras cuestiones. Serán los escritos que no colgaré nunca en martes, para diferenciarlos. Además, intentaré dar un poquito más de peso a las cuestiones menos políticas. Aprovecho para pedir un poquito de ayuda. Desde Barcelona no siempre es fácil tener acceso a todo lo que sucede en Antas e inevitablemente se me escapan muchas cosas. En este sentido, me consta que hay un par de blogs madurando. Cuando estén listos colgaré el correpondiente enlace.


4. Quiero recuperar la sección de léxico antuso. Poquito a poco. Así que iré colgando palabras con regularidad. Creo que tenía gracia y llevo tiempo teniendo que añadir las que tengo guardadas.


5. He decidido abrir mis inquietudes más allá de este blog. Ya desde julio estoy colaborando con el periódico de distribución gratuita "Noticias del Levante". Pertenece a un pequeño, e interesante, grupo de comunicación de Mojácar. Tienen la licencia de Ser Mojácar (91.8 FM) y tienen varias publicaciones. Ya van tres colaboraciones. Es un formato algo nuevo para mí, son escritos más largos que los que suelo hacer y me estoy adaptando. Trato cuestiones parecidas a a las del blog pero intento darle una visión un poco más comarcal. Me publican mis escritos en la sección de opinión a cambio de un desayuno frugal y una buena conversación cuando voy a visitarlos. Ando, además, dándole vueltas a hacer un par de cosillas más. Veremos si la pereza no vuelve a dominarme.


Cuestiones a tratar no me han faltado. Una visita a Antas da para mucho y ha habido sucesos que debí haber tratado en su día. Así que el martes colgaré un escrito sobre la dimisión de Ana Joaquina.

Sociable

Seguidores