Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

miércoles, 27 de enero de 2010

Ayer salió el Río Antas

Cuánto nos gusta en Antas ver salir el río. Entre que el agua ha sido el problema recurrente del pueblo y que llamamos río a un cauce que casi siempre es un lecho de arena, el caso es que cuando sale el río no perdemos la oportunidad de ir al puente a verlo pasar.

Ayer salió otra vez y estas son las fotos que me ha hecho llegar un amiguete.


De Pincha la foto


De Pincha la foto


De Pincha la foto

martes, 26 de enero de 2010

Manca finezza

En la Junta de gobierno del 16 de diciembre se adjudicaron las obras de ILUMINACIÓN EN El CASCO HISTÓRICO por un importe de 71.187,10€ mediante un procedimiento de contratación negociado sin publicidad.

Llevo días escuchando músicas y rumores y maledicencias a propósito de esta contratación. Antes que escucharlos y creérmelos he preferido hacer el ejercicio de analizar el pliego de condiciones que se puso como referencia para establecer la negociación que lleva implícita el proceso.
Creo que antes que entrar en el fondo de la cuestión es conveniente dar un par de nociones básicas de contratación.

1- Para empezar un procedimiento “negociado sin publicidad”, consiste en invitar a tres (o más) empresas y establecer varias rondas de discusión (negociación) de los distintos aspectos que se quieren obtener con el contrato. Talmente como lo haríamos cada uno de nosotros si fuéramos de ronda por tiendas buscando un coche nuevo. Si uno nos regala las alfombrillas se las pedimos a los otros a ver qué tal respiran y si otro nos ofrece la radio con RDS operamos de la misma manera. Así hasta que conseguimos la mejor oferta de cada uno. Luego comparamos (lo ponemos en un informe) y elegimos.

2- La ley exige procedimientos más garantistas, y más lentos, a medida que crece el importe del contrato, si bien nada impide utilizar procedimientos más garantistas (por ejemplo el procedimiento abierto) para importes en los que no los exige la ley.

Vistos y analizados el pliego condiciones y la adjudicación, observo varias cuestiones:

1. El procedimiento utilizado es el adecuado para el importe del contrato. O sea, que es legal.

2. Se ha adjudicado el contrato a la empresa en la que trabaja el concejal de hacienda, lo que es también perfectamente legal.

3. Las mejoras que ha ofrecido la empresa adjudicataria han sido determinantes en la adjudicación. Este aspecto es más delicado y, desde mi punto de vista, ofrece algunas dudas. Para empezar no tiene mucho sentido que se consideren mejoras en un procedimiento negociado sin publicidad. De contemplar mejoras, habría que haberlas negociado también con las otras empresas y no parece que se haya hecho, pero la oposición, si tiene dudas, debería preguntar a estas empresas. En definitiva, durante la negociación tendrían que haberse contemplado las mejoras en el total del contrato y no que una única empresa las ofrezca.

4. En los contratos negociados sin publicidad se hace una valoración global y no se pueden asignar puntos. En el pliego aparecen una puntuación prevista para las mejoras y no para el resto aspectos de negociación. Lo que es un error y da una sensación de falta de cuidado.

5. La valoración de 17.970,04 euros más 2.875,21 de IVA por el listado de mejoras, a falta de más detalle, me parece adecuada, si bien esta valoración debería hacerla un técnico municipal y no la propia empresa, como es el caso.

Así pues, no es que yo aprecie nada ilegal, salvo el error al que me he referido. Aunque pienso que cuando un concejal trabaja en una empresa que puede ser adjudicataria, hay que hacer un esfuerzo de transparencia. Y eso lleva, en mi opinión, a utilizar procedimientos más garantistas y más objetivos, es decir, el procedimiento abierto (con publicidad) y con un único criterio (el precio), que no admite dudas ni sospechas.

Porque a mí no me quedan dudas de que se ha hecho una adjudicación justa. Pero esto no deja de ser una apreciación subjetiva fruto de la confianza que me merece la alcaldesa. Pero a cualquiera que no le merezca esta misma confianza, legítimamente, puede dudar de esta adjudicación. Lo dicho, como decía el viejo Pertini “manca finezza”.

martes, 12 de enero de 2010

Hablar de dinero

Encuentro una carta abierta a la concejala de cultura en un magnífico blog de la Asociación Encajeras de Bolillos “Ibn al Baytar”. Se trata de una protesta sobre la eliminación primero de la subvención a los desplazamientos y después de los cursos en la escuela de mayores. Éste es el enlace a la carta. Está escrita con una impecable educación y con una gran claridad.

Pongo el párrafo más significativo, y a mi modo de ver, más lúcido:

Si el tema real es que no hay dinero, lo dicen y ya está, pero el que sea para aprender a hacer bolillos y no para hacer primores, no cuela dado que elCursiva nivel de unas Encajeras no tiene nada que ver con el de otras, ni hay problema alguno con el número de asistentes, según datos que tengo. Y al final de lo que se trata es de hablar de dinero. Eso es, exactamente, gobernar. Hablar de dinero, de cuánto hay que recaudar (impuestos, tasas, aportaciones y subvenciones) y de cómo se va a gastar (inversión, gasto corriente y gastos financieros).

No tengo claro si se debe o no pagar los desplazamientos o los cursos a las encajeras. Creo que nos hemos acostumbrado demasiado a que sea el ayuntamiento el que sufrague algunos gastos que forman parte del ocio. Vale para las encajeras, vale para los equipos de fútbol... En mi opinión el ayuntamiento debe de dar soporte a las actividades exitosas y siempre que sea evidente un cierto "retorno social" del gasto.
El ciudadano no es tonto y si se le explica claramente que no hay dinero o bien que no se considera prioritario dar soporte lo asume mejor que si se le despacha con razones endebles.

Así pues, toca hablar de dinero, es decir de presupuestos. Y como cada año, desde hace muchos, vamos tarde: empezamos el año con presupuestos prorrogados. Y si bien es cierto que es una circunstancia que se da con frecuencia, no lo es menos que acaba suponiendo una disfunción considerable en el funcionamiento del ayuntamiento, más, si cabe, en un año de crisis severa en el que el ayuntamiento debería dar ejemplo de eficacia y eficiencia.
Y cada año, más que presupuestos acabamos teniendo postsupuestos.

Sociable

Seguidores