Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

domingo, 30 de septiembre de 2007

Auditar las cuentas

Cada vez que cambia el color del equipo de gobierno en un ayuntamiento se discute sobre esta cuestión ¿Hay que hacer una auditoría de las cuentas del anterior equipo de gobierno?. Antas no iba a ser una excepción.
La decisión no es sencilla y obviamente depende de cada caso. En principio, hay que dar un tiempo al nuevo equipo para comprender las cuentas municipales y para que, basándose en ese conocimiento, tome una decisión. Hay que tener en cuenta que se trata de un gasto, es decir, dinero de los antusos. Gastarlo con prudencia es un mandato.
Una auditoría hay que encargarla cuando se tienen una sospecha razonable de que se han dado prácticas irregulares habituales o de que el equipo anterior era corrupto. Para detectar deficiencias administrativas, en mi opinión, no corresponde encargar una auditoría; sería dinero malgastado.
Finalmente, la contratación del equipo auditor se trata de hacerla de la manera que garantice la independencia y objetividad del informe. Y la manera de contratar no es otra que seguir el procedimiento administrativo con rigidez. Es decir convocar una subasta pública, bien dotada económicamente, dándole la máxima publicidad. Y es mejor una subasta que un concurso para evitar susceptibilidades, en la adjudicación.
De todas maneras, en la situación política de Antas se me haría raro que finalmente se hiciera. No es nada habitual que una coalición con miembros del antiguo equipo de gobierno la acepte. Las presiones de los miembros de la coalición que estuvieron en el anterior equipo las evitan.
Un buen trabajo desde la oposición es mucho más útil que una auditoría. Pedir los expedientes antes de cada pleno, comprobar los informes, y las observaciones del Secretario ayudan mucho a las transparencia y a la limpieza de todos los procedimientos.

2 comentarios:

Juan Miguel dijo...

Te puedo decir, por experiencia, que las auditorias las suelen realizar empresas que no saben de hacienda local pues provienen del estudio de la contabilidad privada. Suelen descubrir irregularidades en los asientos contables carentes de interés para el que está ávido de carnaza y suelen ser serviles con el que les paga. Si de verdad se quiere descubrir algo, lo mejor es hablar con el interventor con las cuentas delante.

Diego Zamora dijo...

No te falta razón. Pero la palabra AUDITAR suena muy bien, suena moderna, suena a control...

A mí me suena a desconocimiento total de lo que es la administración. Como a ti. Pero claro, jugamos con algo de ventaja.

Sociable

Seguidores