Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

lunes, 10 de septiembre de 2007

¿A qué huelen las ciudades que no huelen? Sum, sum.

Pues la verdad, ni idea. No existen la ciudades que no huelen. Gracias a esos adorables propietarios de chuchos también adorables las ciudades huelen a orín de perro. Y no se te ocurra afearle a alguien la conducta cuando su chucho se orina en la puerta de tu casa. Faltaría más. Su chucho tiene el derecho a orinar en la puerta de mi casa, y, consecuentemente, yo tengo la obligación de joderme.
Estamos a un paso de proclamar la Declaración universal de los derechos del chucho y a dos de que el tratamiento veterinario lo pague la Seguridad Social (en cuanto llegue al ministerio de sanidad un amante de los animalitos). De momento en Cataluña ya estamos pagando entre todos el mantenerlos vivos en lugar de sacrificarlos cuando aparecen abandonados en la calle. Todo es ponerse.

1 comentario:

Agustín dijo...

Ni siquiera em atrevo a comentar nada. No creo que hubiese espacio suficiente en el servidor...

Sociable

Seguidores