Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

martes, 20 de octubre de 2009

Universidad de Verano de La Era del Lugar

Ir a Antas cada verano es siempre una escuela de vida. Andando con los ojos abiertos, siendo receptivo y teniendo cinco minutos que perder (o ganar) es raro el día en que no aprendo tres o cuatro cosillas que valen la pena. En general, enseñanzas más valiosas que las que obtuve en muchas de las clases soporíferas que tuve que soportar en la universidad. Como reza el título de este escrito, venir a Antas es venir a la Universidad de Verano de la Era del Lugar.

De vez en cuando, además, recibo alguna “Máster Class”. Una “Máster Class” viene a ser una clase particularmente valiosa. El que la imparte no tiene porque ser un catedrático, ni siquiera un titulado. Se entiende que un alumnado receptivo puede asimilar lo que alguien con unas vivencias y conocimientos en un campo específico pueda aportarle. Ferran Adrià o Valero Ribera son ejemplos de lo que refería.

Llevo años doctorándome en trato con la gente en la Escuela avanzada “Cafetería Leo”. Casi desde el principio atendí, pienso que correctamente, a estos señores. Este verano han tenido a bien convidarme a una jornada entera con ellos, cordero, calabacines y clases particulares incluidas.

Atender a estos señores es, además de un placer, una lección de vida. Pasar una jornada en su compañía fue una “Máster Class” de estilo, soltura, maneras y categoría. Seguramente mi bisabuelo, el tío Diego Cano se sentiría a gusto entre ellos. Entre otras cosas porque la mitad son nietos suyos.

lunes, 12 de octubre de 2009

María "Mariquita" Torres D.E.P.

De LUCIA


Anoche murió María Torres. Abuela de mi hija, madre de mi mujer. Roto por el dolor que apenas me deja escribir me despido de ella.

María fue, por encima de todo, bondadosay alegre. Así la conocí y así la recordaré.

Resitió durante años las dentelladas que le lanzaba un cáncer. Llegó un momento en que vivir era sólo resistir y un infarto cerebral oportunista le evitó un sufrimiento que ya no quería soportar.

Noelia no se siente capaz de atender el teléfono. Creo que un día, más entera, podrá leer los mesajes que tengáis a bien escribirle algo.

P.S. La ceremonia laica será mañana el tanatorio de Torrente, junto al cementerio, a las 12 de la mañana.

martes, 6 de octubre de 2009

Semana Intercultural de Antas

Somos así. Tendemos a reírnos de lo desconocido y de lo diferente. Una semana intercultural nos suena a coña buenista y pesada. Pero son prejuicios. Tuve ocasión de echar la tarde con la colonia senegalesa que hay en Antas. Comí bien, hice amistades y pasé un magnífico rato.

Felipe es el miembro más antiguo de esta colonia y algo así como su alma. La noche anterior organizaron un concierto estupendo con grupos de varios orígenes en el que brilló la banda cubana “chocolate”. También la percusión de los timbales senegaleses, aunque se hace un poco extraña a nuestro oído. No estamos acostumbrados a la una cadencia tan repetitiva. Como todo lo bueno, requiere aprendizaje y como el flamenco o la música clásica, pide educar el oído.

A cada uno lo suyo. Desde la concejalía de asuntos sociales y desde el la dirección del centro de mayores se trabajó para que esta tercera semana cuajara bien. Además, Felipe puso un gran esfuerzo y las mujeres senegalesas el trabajo en la cocina. Cocina que a pesar de tener algunos sabores que nos resultan extraños, me pareció estupenda. Un descubrimiento. El espacio lo puso Diego el de Leonor. En el invernadero cupimos todos y a pesar de ser un día caluroso quitando los cerramientos
se estaba razonablemente fresco.

Pienso que la Semana Intercultural está consolidada. Y como todo lo que se hace bien, al final da sus frutos. Después de la comida, ya en la cafetería Leo, sacaron los timbales otra vez. En un lugar más recogido, con los estómagos llenos y alguna copa a medias, se vivió un cierto ambiente de fiesta muy agradable, nada artificial. Al final bailaron senegales y antusos de antiguo, en mitad de un hartón de reír, como debe ser.

No creo mucho en las personalidades de los países. Me hieden a tópico fácil y sobado. Además, los he tenido que sufrir en tanto que español y en particular como andaluz y catalán. En general me parecen una estupidez supina. Así que no diré que los senegales son más alegres o más abiertos. Otra cosa son los hábitos y las tradiciones. Y los senegales tienen una tradición musical estupenda que los hace ser más desinhibidos y más naturales cuando suena música. En definitiva son menos acomplejados a mostrarse bailando y cantando en público. Tradición que me parece envidiable.

Ojalá el buen trabajo hecho con la comunidad senegalesa se pueda trasladar a otras comunidades para conseguir un lugar para la relación tan bueno como este. La gestión de la inmigración nunca es fácil, requiere trabajo, imaginación y paciencia pero un pueblo con una historia de tanta emigración como Antas (yo mismo soy fruto de esa historia) parece razonable que lo logre.

Loreto, la concejala, MªCarmen, que dirige el centro de adultos,

y el grupo de mujeres que colaboraron en que todo fuera un éxito.


Roque, Felipe y Diego

Una carrera por Ginés Molina

La afición al deporte, más allá del fútbol, parece que se desarrolla mucho en la comarca. Cuando yo era un adolescente, la “maratón” de Antas la corríamos los zagales del pueblo y la ganaba el mayor de los “liebres”, que por cierto tenía un talento natural para correr magnífico.

En cambio este año se corrieron, creo recordar, cuatro categorías distintas con una más que significativa participación de corredores de fuera. Quizá, con un granito de arena por parte de unos pocos, se podría aprovechar la espléndida orografía antusa para hacer una carrera de más envergadura, quizá tomando como ejemplo el magnífico trabajo que hacen los del Motoclub 100 millas de Antas. Me consta que hay gente de Antas Corre dándole vueltas al este asunto.

De todas maneras lo más relevante de la carrera fue una carrera neutralizada que corrieron una veintena larga de corredores en recuerdo a Ginés Molina, muerto hace menos de un año. Ángel Blanco, amigo del difunto, motivó y entrenó a los dos hijos de Ginés para que hicieran, y acabaran la carrera.

Ver entrar a los dos chicos cansados y emocionados, con esta veintena de corredores, amigos y conocidos, dándoles soporte, a mí me emocionó también. Y no sólo a mí, si me guío por los muchos ojos llorosos que vi en la meta.

Chicos, por lo menos tendréis un buen recuerdo. Además, el esfuerzo que habéis hecho para preparaos es valioso. Mucho. Para seguir adelante vais a tener que esforzaros más que el resto y el esfuerzo que habéis dedicado durante el verano para conseguir terminar la carrera pude valeros como una buena referencia.

La vida a veces viene girada y sólo puedo deciros que con constancia, voluntad y tiempo se sale del pozo. Un poco de compañía para hablarlo ayuda también. Las canas que empiezo a peinar creo que me autorizan para daros un consejo: Huid de dar pena. El dolor es vuestro y nadie puede vivirlo por vosotros y ni os debéis servir de él ni os puede servir de excusa. Que hayáis sido capaces de superaros es un buen ejemplo de que los límites están siempre más allá de lo que nos creemos. Recordadlo cuando dudéis de vosotros y buscad soporte si os sentís desfallecer; a la vista está que gente que os apoye y os dé cariño no ha de faltaros.

viernes, 2 de octubre de 2009

He visto. José Tomás.

He visto al Orfeón Donostiarra cantar el Réquiem de Mozart. He visto a Jaume Aragall en un recital en solitario. He visto a Dire Straits, Police, Bruce Springsteen y Paul Mccartney tocando en directo. He visto actuar a JosepPou, a JosepFlotats y Rafael Álvarez "El Brujo". He visto al Barça ganar la Copa de Europa en Saint Denis, ganar tres ligas en la última jornada y meterle un cinco a cero al Real Madrid en el Camp Nou. He visto cantar a Joan Manuel Serrat y a Joaquín Sabina.

Todo eso he visto y mucho más, y ningún espectáculo me ha emocionado tanto, me ha parecido más sensible ni más sublime que ver a José Tomás el domingo pasado.

Sociable

Seguidores