Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

jueves, 1 de noviembre de 2007

Paridas

El inminente nacimiento de mi hija me ha descubierto un mundo: la secta de las mujeres que exigen parir cómo y dónde ellas quieren. Tal cosa incluye cosas tan estupendas como parir en casa con una UVI móvil pendiente de ellas, o en el hospital dentro de una piscina, o en cuclillas (y el ginecólogo ya se espabilará para capturar a la criatura...). En general todo me parece bien, con un par de salvedades.
Para empezar en España tenemos un sistema sanitario que, con todas sus dificultades, funciona. Y para parir se han establecido los protócolos que correspondan (y no dudo que se puedan mejorar), y si uno quiere algo que encareza el proceso que se lo pague de su bosillo (por ejemplo la UVI móvil o la piscinita de marras).
Por otra parte, todo está bien si no confundimos las prioridades. Y la prioridad no puede ser otra que la salud del feto y de la madre. En este sentido, parir sola en casa, sin asistencia, pienso que debería ser considerado delito. Me parece poco discutible que es poner en riesgo al feto, y a la madre. Y si la madre quiere sucidarse no tengo nada que decir, pero creo que no tiene el derecho a arriesgar al vida de un niño a punto de nacer. El enema y el rasurado son higiénicos y no están de más (esto, que parece obvio, es causa de anatema para la secta).
Finalmente, queda una última salvedad. Sólo pido que no den la paliza. Y por alguna extraña razón la secta de las parideras se cree con la autoridad para dar lecciones de vida y de parto.
Mucho me temo que la secta de las parideras acaban militando después en la secta de las lactantes. Pero eso es harina de otro costal.

No hay comentarios:

Sociable

Seguidores