Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Gregorio López Raimundo. Y Antas.

Ayer moría en Barcelona Gregorio López Raimundo, a los 93 años. Desde mi punto de vista, fue un héroe. Entendiendo por héroe a alguien que es capaz de arriesgar su vida conscientemente, asumiendo el dolor e incluso la muerte, dándolos, pero no regalándolos, por un ideal (de mejora social en su caso). Tendemos a confundir fanáticos y héroes. No son lo mismo, y Gregorio López Raimundo fue un héroe y distó mucho de ser un fanático (y fanáticos comunistas no faltaron).


López Raimundo entre Alberti y la Pasionaria en el Congreso de los Diputados en 1977


Fue un comunista convencido y dedicó su vida al ideal comunista. Y eso hay que ponerlo en valor. Hizo la guerra civil, jovencísimo, y después vivió el exilio. Entró en la clandestinidad en España, cuando eso significaba jugarse la vida, en plena posguerra, en los años cuarenta, nada qeu ver con los falsos héroes de última hora que militaron en cladestinidad entrados los años setenta. Fue preso y torturado duramente. Lo liberaron y decidió entrar de nuevo en la clandestinidad.

Años después, fue secretario general del PSUC y una figura política de primer nivel. En la famosa rueda de prensa en la que Santiago Carrillo anuncia que el PCE da soporte a la monarquía y a la democracia, justo después de ser legalizado, él es uno de los que lo acompañan.

Gregorio López Raimundo (detrás de Carrillo con jersey y corbata) el día de la legalización del PCE

Me he leído sus dos libros de memorias, Primera Clandestinidad (1ª y 2ª parte). Son deliciosas. Bien escritas y muy lejos del panfleto, del paternalismo o de la autojustificación. Guardo como oro en paño el segundo volumen que él me firmó. Recuerdo perfectamente la conversación que tuvimos aquel día. Se sorprendió de que alguien tan joven como yo (hace trece años) leyera un libro suyo. A mí sólo me leen los viejos, me dijo.

Gregorio López Raimundo tiene además un vínculo con Antas. Un hijo suyo está casado con una antusa: mi prima Paquita, hija de Luis Rodríguez. Cuenta mi prima Carmen, la madre de Paquita, que López Raimundo era de una educación exquisita, que transmitía bondad; Que es exactamente lo que dice de él todo el mundo que lo ha conocido.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, soy Sergio, el hijo de Paquita, nieto de Gregorio. Me ha encantado la forma en que hablas de mi abuelo, aqui en Barcelona todo el mundo al hablar de él parece que se quiere colgar medallas,en cambio tu forma de expresarte es sincera e inteligente. Sabes, yo quería mucho a tu abuela María, mi primo Luis y yo cogíamos flores de pequeños y se las llevabamos a tu abuela y la mía cuando se reunían en la puerta de su casa...
Un abrazo, gracias

Diego Zamora dijo...

Gracias Sergio. Lo que escribo es lo que siento. Sus memorias son magníficas y él me parece una persona admirable.

Tu abuela Teresa Pàmies me parece tres cuartos de lo mismo, con el añadido de que es una escritora estupenda. Me he leído unas cuantas novelas suyas y todas me han gustado y en todas he aprendido. Pero es que además escribe bien.

De tu otra abuela, Carmen, sólo puedo hablar con sentimiento. Yo me crié muchas temporadas con mi abuela María que era como una hermana para tu abuela. Este verano eché un par de ratos la mar de buenos con ella.

Si te identifico bien, tú eres el nieto de Carmen que es pianista. ¿Verdad?

Anónimo dijo...

pude leer los dos libros de memorias que un dia encontre en una libreria de coruña hace unos tres años,personas asi no deberian de morir nunca.
gracias sr.raimundo por estas memorias.
ramon galicia

Anónimo dijo...

Esto es lo que te gusta tener palmeros.

Diego Zamora dijo...

Lo que tú digas anónimo.

Sociable

Seguidores