Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

martes, 2 de octubre de 2007

Las banderas las carga el diablo...

A mí los símbolos me preocupan poco. Me merecen respeto en tanto que para mucha gente son importantes, pero no siento mucho aprecio por banderas, escudos, vírgenes, cruces, himnos o cosas por el estilo. Es la consecuencia de vivir entre la presión de dos nacionalismos. La carga emocional que los nacionalismos ponen en los símbolos a mí me parece insana, a pesar de que me merece el mayor de los respetos.

No sacralizo los símbolos en absoluto. Yo sacralizo la ley. Es lo que nos permite distinguirnos de los animales y en definitiva son las reglas del juego. Si la ley dice que quemar banderas o retratos del Rey es delito, que se obre en consecuencia. Y aquí paz y después gloria. Pretender que, puesto que la sanción nos parezca excesiva, no se debe aplicar la ley genera inseguridad jurídica, y por tanto, injustícia. Si hay que cambiar la ley, hay un procedimiento para hacerlo. Es más, me parece bien. Y si la pena es demasiado dura, tiempo habrá para indultos.

De todas maneras, una derecha haciendo aspavientos y una izquierda acomplejada con el ejercicio de la autoridad no ayudan. Al fin y al cabo los hechos no dan para mucho, son unos niñatos, escasísimos de seso y con un afán de protagonismo desmesurado. El PP teatralizando una ofensa desmesurada excita a esos gañanes.
Ya se sabe, las banderas las carga el diablo y las queman los gilipollas.


No hay comentarios:

Sociable

Seguidores