Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

jueves, 6 de diciembre de 2007

La confianza de un inmigrante

Ayer fui al registro civil para inscribir a mi hija. Mientras esperaba mi turno se me dirigió un hombre de origen chino, hablando un español muy básico (más preciso sería decir que no lo hablaba), muy educado y más desorientado aún. Con un poco de español, otro poco de inglés, algún gesto y bastante buena voluntad comprendí, creo, que buscaba los formularios que tenía que rellenar.
El hombre empujaba un carro con su hijo que le resultaba muy engorroso para moverse por las distintas plantas del edificio. En ese momento me pidió que le guardase a su hijo durante unos minutos mientras él se iba a otra planta a hacer algún trámite. Me quedé un poco desconcertado pero intuí que debía decirle que sí y lo hice.
En una mentalidad occidental del siglo XXI como la nuestra, nos parece inaudito (más bien pesamos que es una irresponsabilidad) dejar un hijo con un completo desconocido. Pero las cosas no siempre fueron así en este país. No hace tanto, alguna década, esta actitud era normal en nuestro país, el miedo no nos atenazaba y se tendía más a confiar en el prójimo.
Esta gente que ha llegado a nuestro país traen comportamientos que fueron nuestros en muchos aspectos. Y la verdad, en este punto, creo que son ellos los que tienen razón. A mí me gustaría ser capaz de fiarme de algún desconocido para dejarle mi hija recién nacida unos minutos.

1 comentario:

Juan Miguel dijo...

Primo, creo que el peaje que se paga por la modernidad y sus vástagos: el hedonismo, el individualismo y el materialismo, es eso que tu has dejado deslizar entre lineas:
EL MIEDO

Sociable

Seguidores