Bienvenida

Me llamo Diego Zamora Cornadó y soy nieto de Blas Zamora. Vivo en Barcelona y mi dirección de correo electrónico es: dzcantas@gmail.com.

Antas es el pueblo de mi padre y el mío también. No he nacido allí pero soy antuso. Está en Almería, en la costa de Levante, cerquita de Murcia. Recopilo léxico de mi pueblo y del Bajo Almanzora en general. Además escribo sobre distintas cosas que me inquietan o me gustan. Soy padre de Lucía.

domingo, 15 de julio de 2007

Diseño


Disfruto mucho de los objetos bien diseñados, así como de los restaurantes que cuidan la elección de la decoración, mesas, sillas, cubiertos, y hasta de los distintos platos que sirven. Ahora bien, es importante que cualquier modificación de diseños clásicos se compruebe suficientemente. No hacerlo va en detrimento de los usuarios y facilita las críticas fáciles de el público más inmovilista y reacio a la innovación en el diseño.


El sábado comí en el restaurante Bestial. Está situado en la Villa Olímpica, justo debajo del pez de Frank Ghery que está delante del Hotel Ars. Es un buen restaurante, ligeramente caro, pero la cocina está cuidada y bien cocinada. Además se percibe perfectamente el gran esfuerzo que han hecho por cuidar mucho el diseño de todo el restaurante, en general con buenos resultados. Fruto de este esfuerzo se cometieron algunos errores que me parecen, cuanto menos, divertidos.


1- Yo me pedí un gazpacho. Me lo sirvieron en un plato sopero especialmente hondo en su centro, y de un diámetro exterior especialmente grande. Además la cuchara era especialmente corta. La consecuencia fue que no podía comer bien el gazpacho porque al cargar la cuchara mi mano tocaba con el plato.

2- El baño no estaba bien señalizado y además era unisex. La consecuencia es que las personas que quería usarlo hacían varios intentos antes de hallarlo o dudaban si veían alguien del sexo contrario lavándose las manos.

3- La puerta del wáter era basculante. Abrirla requería un esfuerzo tan grande que inducía a pensar que estaba ocupado. Un usuario dudó hasta que le dije que la puerta costaba mucho abrirla. Finalmente resultó que sí estaba ocupada.

No hay comentarios:

Sociable

Seguidores